Mi trabajo consiste en detallar la sustancia de la información que recibo cuando estoy obsesivamente alerta sobre el territorio de mi vida privada, mostrando así la preciosa potencia del dolor y del placer. En los cuatro meses que mediaron entre estas dos fotos, Guillermo Iuso se recuperó de las lesiones que le provocó el ataque de una patota en Plaza San Martín.


¦